En bici al trabajo

Ir en bici al trabajo tiene tantos beneficios que, por sí solo, ya es un importante incentivo. Las personas que utilizan este medio de transporte llegan con más energía a la oficina, sin estrés y más felices. Es sostenible, libre de emisiones, saludable y económico

En contraposición, las externalidades y consecuencias de una movilidad no sostenible son realmente perjudiciales. El modo en que nos movemos afecta al bienestar, a la calidad de vida de las personas, a la competitividad de las empresas y a la economía.

El transporte al trabajo es uno de los motivos que más desplazamientos genera. Concentran un importante número de desplazamientos laborales diarios con un único destino y con horarios similares. Esta característica permite ejecutar medidas de mejora en la oferta de transporte colectivo y de infraestructura peatonal o ciclista que fomenten los modos de acceso más sostenibles.

 

Porque ir en bici a trabajar no cuesta trabajo

El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (MITMA) ha lanzado la Guía de Buenas Prácticas en Empresas (#EfectoBicicletaAlTrabajo) en el marco de la Estrategia Estatal por la Bicicleta, con la que quiere incentivar el uso del ciclismo urbano en las empresas y fomentar el hecho de ir al trabajo en bici. El video de la campaña incide en los beneficios del “efecto bicicleta”, tanto del punto de vista del empleado, como de la empresa y de la sociedad en su conjunto.

Se trata de un decálogo de 15 buenas prácticas para las empresas que quieran fomentar los desplazamientos en bici de sus empleados y colaboradores. Son acciones que se trabajan en un Plan de Transporte al Trabajo.

Horarios flexibles, infraestructura para las bicicletas y los empleados, incentivos, campañas de comunicación y sensibilización, ciclologística, certificación, etc.

Efecto Bicicleta | Bikebitants
En bici al trabajo. Campaña del MITMA.

Incentivos para ir en bici al trabajo

Pero, ¿si es tan bueno, por qué necesitamos incentivos?  A nuestro juicio, porque nos falta cultura de la bici y tenemos, todavía, la del coche muy arraigada.

En un escenario de “seguridad” básica en los desplazamientos en bicicleta, el motivo principal por el que decidimos un modo de transporte u otro es la rapidez. No queda otra; hemos de poner obstáculos al coche para promover el transporte público y convertir la bicicleta en el vehículo más rápido y eficaz en la ciudad.

Pero también hemos de dar a la bici, como mínimo, los mismos incentivos o privilegios con los que cuenta el coche. Por ejemplo:

  • Del mismo modo que las empresas ofrecen, con frecuencia, plazas de aparcamiento para coches, se han de ofrecer para las bicicletas.
  • Del mismo modo que en el transporte privado colectivo, se ha de modificar la normativa fiscal para incluir la movilidad en bicicleta para desplazarse al trabajo en lo referente a las rentas en especie.

 

Nueva Ley de Movilidad Sostenible

El MITMA también está trabajando en la nueva Ley de Movilidad Sostenible, el anteproyecto de ley está actualmente en proceso de consultas y audiencia pública. La ley pretende impulsar una movilidad más limpia, respetuosa con la salud y el medio ambiente, principalmente en ámbitos urbanos, promoviendo la movilidad activa en bicicleta y a pie.

En su artículo 26 regula los Planes de Transporte Sostenible al Trabajo. Serán obligatorios “únicamente” para aquellos centros de trabajo con más de 500 personas trabajadoras o 250 por turno. Su no cumplimiento será catalogado como infracción leve y podrán ser sancionadas con multas de 101 a 2000 euros.

Es un pasito más, pero nos parece muy poco ambicioso, ya que es imperativo aplicar estas medidas a empresas de todos los tamaños y con infracciones realmente significativas por incumplimiento.

En definitiva, avanzamos en políticas de fomento de la movilidad al trabajo en bicicleta, pero nos queda camino por recorrer.

Pedaleamos y nos ponemos a ello. Una bici más, un coche menos !!!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *