Como evitar que te roben la bicicleta

Los amigos de lo ajeno se ven atraídos por cualquier objeto que no sea suyo, sea grande o pequeño, barato o caro. Sin embargo, si tuviésemos que destacar uno de los blancos más fáciles de los ladrones, serían las bicicletas: ahí aparcadas, abandonadas a su suerte en la calle, esperando a que su dueño salga de trabajar, de estudiar, de hacer la compra o de tomar algo en un bar…

Desde Bikebitants hemos hecho una selección de los mejores consejos sobre como evitar que te roben la bicicleta (y facilitar su recuperación en el caso de que ya te la han quitado):

1. Guarda la factura de compra de la bicicleta

Este recibo no solo incluye las características técnicas de tu bici pudiendo ayudar a localizarla más fácilmente, también te identifica como su propietario. Es lo primero que te pedirá la policía que entregues cuando vayas a denunciar el robo. Además, si algún día quieres venderla porque ya no la usas o vas a comprarte una más moderna, te permitirá acreditar que efectivamente eres su dueño y no la vendes porque la has robado.

2. Registra tu bicicleta

Registra tu bicicleta para que asocien los datos de esta con los tuyos y pueda contactarte cualquier persona que la encuentre. Muchos ayuntamientos de las ciudades habilitan registros públicos gratuitos online.

3. No escatimes en gastos al comprar un candado

Un candado visiblemente complicado puede ser la razón por la que un ladrón pase de robar tu bicicleta y lo intente con la de al lado. Los niveles de seguridad de los candados se miden con estrellas (de una a tres y con precios que oscilan entre los 40 y 80 euros). Los más seguros son los que tienen forma de U, aunque los plegables son una buena opción cuando tienes que aparcar la bici en lugares más difíciles. La opción pro es la de montar un kit de cierres de seguridad en el sillín y las ruedas que solo pueda abrirse con una llave. Primero piensa cuáles son tus condiciones y después escoge un candado que se ajuste a tus necesidades. También es importante que sepas que dos candados estratégicamente colocados en el cuadro y las ruedas son mejor que uno solo; parece obvio, pero pocas personas toman esta consideración en serio.

Tener un candado no significa candar la bici correctamente: aprende a hacerlo. Asegura tu bici en las zonas habilitadas para ello o en mobiliario urbano que esté debidamente fijado al suelo. Algunos ladrones no tienen escrúpulos en cortar árboles o tirar abajo señales de circulación con tal de llevarse una bici.

4. Aparca tu bici en sitios iluminados y concurridos

Sorprendentemente, la gente es un elemento más disuasorio que las cámaras de vigilancia. Cambia tu lugar de aparcamiento con regularidad: algunos ladrones estudian la zona durante días para conocer cuál es el mejor momento de robarla. Tampoco dejes tu candado ahí mientras no tienes aparcada la bici, pueden aprender el mecanismo para abrirlo mientras tú no estás. Por supuesto, no dejes puestos los complementos de tu bici como el timbre o las luces mientras la dejas aparcada; llévalos siempre contigo.

5. Un seguro para tu bicicleta

Asegura tu bicicleta –tanto por accidentes como por robo– o inclúyela en tu póliza del hogar para cubrirte las espaldas en caso de que te la roben en casa, en el trastero o en el garaje. Así, por lo menos, recibirás una pequeña compensación.

Y tú, ¿añadirías algún otro consejo a la lista? ¿Te han robado la bici alguna vez? ¿Cómo actuaste? ¡Cuéntanoslo!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.