Probamos el Light Metallic

Hemos probado el Albedo 100 Light Metallic sobre las llantas, los guardabarros y el manillar de mi bicicleta (Brompton). Es conveniente limpiar las piezas donde se quiere aplicar el spray.

En este caso el bote aerosol metálico es de 200ml y al igual que en el Invisible Bright en el vienen detalladas las instrucciones de aplicación, siendo estas las mismas en ambos casos.

A pesar de su nombre es posible aplicarlo sobre metales, madera y plásticos, por lo que, con imaginación, sus posibilidades son enormes. A mi se ocurre por ejemplo, en grafitis, donde se podría conseguir un efecto guapo añadiéndolo en ciertas partes del grafiti para “darle vida” al iluminarlo y llamar la atención de los conductores que pasan por ahí.

light metallic barcelona

Como en el caso del Invisible Bright, con una fina capa de spray se consigue el efecto reflectante. Aquí, al aplicarlo se puede apreciar una pequeña película semitransparente de una tonalidad gris sobre el material donde se ha aplicado.

Si deseas quitarlo de la superficie donde lo has aplicado, el fabricante recomienda usar disolvente, aunque yo lo he lavado con agua y un trapo y se va sin problemas.

Cuando te pones a rociar el Light Metallic sobre la superficie seleccionada, por ejemplo los componentes de tu bicicleta que decidas, a uno le vienen a la cabeza ciertos recuerdos del colegio, concretamente de aquellas plantillas para pintar en las que no tenias que salirte… La verdad es que hace falta cierta destreza para aplicarlo con precisión sobre el componente deseado, ya que al ser un spray es posible que parte del chorro del spray se deposite en otras piezas. Aunque al ser semitransparente estas pequeñas “imperfecciones” no se notan hasta que las enfoca un faro de automóvil, donde se “encienden” gracias a su efecto reflectante. Que es lo que estamos buscando, ¿verdad?

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.